≡ Menu

Municipio Guines

Municipio Guines
{ 1 comment }

Güines

Güines
{ 0 comments }

Los orientales llegan a Güines

Orientales en Guines

Orientales en Guines Los orientales llegan a Güines sorteando las leyes que les impiden asentarse en La Habana.

Aquí están a pocos kilómetros de la capital. Sobreviven bajo el peyorativo de “palestinos” alrededor de la comunidad Alejandría, a la salida del pueblo, por la carretera central, cerca del Central Azucarero Osvaldo Sánchez.

También los vemos en la Playa Rosario, en un lugar llamado La Bibijagua. Viven condiciones infrahumanas, en casuchas de llega y pon, mal hechas de madera y cartón, techos armados por pedazos de nylon y tejas de fibrocemento, sin luz eléctrica ni agua potable: Luchando la comida día a día.

“Vendemos lo que nos caiga en las manos ?expresó un recién llegado desde Imias, Guantánamo? hay que caminar las calles desde que amanece hasta por la noche para poder llevar el dinero a la casa”.

En cualquier acera del pueblo, venden plátanos y boniatos, típico comercio del medioevo en pleno siglo XXI.

La pobreza censurada

La palabra pobreza, esta censurada en Cuba. Los medios oficiales eluden usar este término, para referirse a un sector poblacional que va en constante crecimiento.
En Güines, la indigencia toma el color de sus habitantes. Se hace mestiza y negra. Y la respiramos no solo en las favelas de llega y pon de las afueras, también en los barrios céntricos de Leguina y El Reparto.

Josué Pérez, promotor cultural y profundo conocedor de las dinámicas sociales de Güines, nos dice: “Hasta finales de la década de los ochenta del pasado siglo, la marginalidad era más cultural que propiamente material. La crisis de los noventa unió a ambas formas. En los barrios de Leguina y El Reparto el cierre de fuentes de empleo y el aislamiento social, convirtieron a estos barrios en guetos”.

En Leguina todos los días se parecen. Los rostros se repiten. En las esquinas, pasan de mano en mano los pomos plásticos o las botellas llenas de alcohol barato. Aquí el sexo vale, quizás, un plato de comida o el dinero para el arreglo del pelo o de las uñas. Los hombres lo pagan y hay mujeres dispuestas a venderlo. Sexo rápido, sin otra implicación que el sexo mismo.

Jovenes Guineros en la calle

En el barrio Leguina, los niños de once años ya conocen el valor de un peso en el bolsillo y salen a lucharlo. Sus mayores sobreviven de las más diversas maneras.

Cubanet diálogo con residentes que no se atrevieron a dar sus nombres:”Aquí se vive haciendo negocios como el de venta de manteca de cerdo o el de picadillo, que se revende por empleados de las TRD”, expreso una ama de casa.

Un joven nos dijo: “Hay quien se gana la vida revendiendo implementos domésticos artesanales como palitos de tendedera, percheros, escobas, haraganes, sogas. Hay albañiles, plomeros, fontaneros. Todas las casas están construidas muy juntas una al lado de la otra. Vives pendiente de la vida del vecino y el vecino sabe de la tuya. Pero la gente se ayuda. El que recibe algo “de afuera”, se lo vende a plazos al que no tiene para comprar al momento. Se comparte la comida. La pobreza repartida entre muchos, toca a menos.

La gente se recoge temprano en casa, para ver la novela en la televisión o el paquete de la semana. Todos esperan que el día siguiente sea mejor que el que acaba de concluir. Que no falten el plato de comida a la mesa.

Nadie espera nada del gobierno, ni de su prometido futuro luminoso.

{ 5 comments }

Trencito en el parque de Guines

Trencito en el parque de Guines

Trencito en el parque de Guines

Las campanadas anuncian el viaje. Y los pequeños se descontrolan, porque todos quieren montar y no siempre caben. El tren se detiene a su antojo, y ellos buscan un sitio disponible entre los dos «vagones».

Así comienza el viaje por el parque de Güines, donde años atrás los abuelos, los padres y quizá el propio maquinista conquistaron amores.

39013-fotografia-g

Entonces, como ahora, en las noches del fin de semana era costumbre darle vueltas al parque. Sobre todo lo hacían los más jóvenes y las quinceañeras deseosas de mostrar sus curvas en pleno crecimiento. Desde luego, el tradicional paseo no era exclusivo de la juventud. En la rotonda güinera también se veían desfilar a añosos «tipos» y mujeres maduras.

 

 

 

39014-fotografia-g

Afortunados eran quienes ocupaban los bancos. Los más listos tenían un lugar fijo para facilitar su ubicación en la conquista. Los «bicicleteros» parqueaban en el contén y en una esquina o banco marcaban su territorio. También lo motoristas, con sus llamativas prendas, iban en busca de su presa.

39015-fotografia-g

El parque era el centro del pueblo, el termómetro de la juventud. Y hoy vuelve a ser un sitio concurrido en las noches.

Absortos en el paseo y con una quietud inusual, van los niños escuchando canciones infantiles como Estela, granito de canela o Pin pon…, mientras contemplan el paisaje urbano con otra mirada.

39016-fotografia-g

A los adultos la caminata junto al tren podría parecerles interminable, porque otra ya es su noción del tiempo y de la vida. No es extraño que sus mentes se inunden de pensamientos ajenos a la experiencia o que simplemente deparen en los bancos desvencijados, en el montón de ramas que entorpecen el paso, en la fuente seca que recuerda la alegría con que en cada octubre un montón de pañoletas traían flores a Camilo…

Durante la travesía, una termina por aplaudir la edad de la inocencia. Y acepta otra vuelta, quizá una más, por el placer de escuchar en la última parada: «gustó el tren, Mamá».

{ 2 comments }

Subiendo la Loma de Candela

Subiendo la Loma de Candela

Subiendo la Loma de Candela

{ 0 comments }

Municipio Guines

Municipio Guines

Municipio Guines

{ 1 comment }

El Paso de Rio de Guines

El Paso de Rio de Guines

El Paso de Rio de Guines

El Paso de Rio de Guines

{ 1 comment }

San Lazaro proteje a nuestro Guines

San Lazaro
San Lazaro

San Lazaro

{ 2 comments }

La Botica de Mariano

La Botica de Mariano

La Botica de Mariano

La Botica de Mariano


La Botica de Mariano en la esquina de Beneficencia y la calle Real.

{ 4 comments }

Cafeteria “El Oasis”

Cafeteria "El Oasis"

Cafeteria “El Oasis”

{ 0 comments }